Agua con miel para conservar las rosas azules

Si tenemos la suerte de poder cultivar rosas azules en nuestro hogar, como bien hemos explicado en otros artículos, podemos tener siempre a nuestra disposición, los mejores ramos y floreros de rosas frescas para exhibir delante de nuestros amigos y familiares.

013

A la hora de cortar las rosas pero, sabemos que estamos reduciendo su tiempo de vida, pero sin embargo existen ciertas técnicas para incrementar su frescura el máximo tiempo posible y garantizar un largo tiempo de vida. El lugar ideal para exhibir nuestras rosas azules es en la cocina, pero lo cierto es que son tan bonitas que podemos depositarlas en cualquier rincón de la casa, en un florero bonito.

Hoy te acercamos una técnica para conservar las rosas azules que quizás no conocías, se trata de hacer una mezcla de agua con miel, y será garantía para que se prolongue la frescura de tus rosas azules. Es un truco casero que suele funcionar de maravilla, y por esto te queremos contar qué debes hacer exactamente.

Agregar la miel en el agua

Para poder exhibir a lo grande tus rosas azules, y mantenerlas frescas durante mucho más tiempo, te aconsejamos el truco de añadir miel al agua del florero, y para ello, deberás seguir los pasos de a continuación:

1. Limpias bien el florero con agua, jabón y un poco de detergente. Es aconsejarlo enjuagarlo y añadirle un poco de lejía (media taza). Llenamos el florero de agua convencional y dejamos reposar alrededor de veinte minutos. Una vez han actuado los líquidos, vuelves a enjuagar el jarró y habrás eliminado por completo las posibles bacterias del recipiente. En el caso de que el florero lo hayas comprado y todavía no lo hayas estrenado, también deberías hacer esta limpieza en profundidad.

2. Ahora empiezas a hervir un litro de agua en el fuego y cuando haya llegado a su punto de ebullición, la retiras del fuego y viertes en ella una cucharadita de miel, sin que todavía se haya enfriado. Verás cómo rápidamente la miel se disuelve en el agua. La miel funciona como un gran conservante, pero el secreto es que las rosas que en nuestro caso son azules, disponen de una buena fuente de azúcar en el agua, y permite mantenerlas en buen estado de forma durante mucho tiempo.

ROSAS AZULES

3. Viertes el agua con la miel disuelta en el interior del florero y te esperas a que la temperatura del agua haya alcanzado de nuevo la temperatura ambiente. Vuelves a introducir media cucharada sopera de lejía y seguirás combatiendo con las bacterias que podrían aparecer de nuevo en el florero.

4. Ahora es el turno de ir a por tus rosas. Las hayas comprado o las cultives, es importante cortar sus tallos debajo del agua de grifo, y que el corte forme un ángulo de 45 grados aproximadamente, lo más limpio posible. Una vez las has cortado de la forma indicada, las depositas en el florero y mantendrás su estado saludable. Con la mezcla de agua con miel, disfrutarás de tus flores durante unas semanas.

Sergio

Deja tu comentario