Frecuencia con la que cambiar el agua de las rosas azules

Las rosas azules son unas de las flores más bonitas y atractivas y si tenemos la oportunidad de poder cultivar dichas plantas en nuestro hogar podremos exhibir en cualquier momento bonitos floreros con rosas azules.

rosa-azul-hd-wallpaper

Cuando cortamos las rosas estamos reduciendo el tiempo de vida, pero sin embargo existen una serie de trucos para mantener el máximo tiempo posible las rosas azules frescas en nuestros floreros. Hemos visto a través de este blog, que podemos añadir conservante en polvo, incluso crear nuestro propio conservante casero. Por otro lado existen otras técnicas más curiosas como colocar las rosas azules en el refrigerador durante la noche o bien introducir un poco de miel en el agua del florero.

Pero hay que tener presente que independientemente de las técnicas más o menos curiosas que empleemos, la importancia del agua del florero es destacable, ya que debemos cambiar el agua de forma adecuada para prolongar la frescura de nuestras rosas azules a exhibir.

Frecuencia para cambiar el agua

Una vez hemos realizado el preparativo correspondiente y hemos colocado las rosas azules en su respectivo florero, debemos tener cura de nuestras flores y cambiar el agua regularmente es una de las claves para poder mantener la frescura de las rosas azules durante mucho más tiempo.

Al hablar concretamente de las rosas azules, es recomendable que cambiemos el agua del florero cada dos o tres días, y siempre manteniéndola limpia de las hojas que se desprenden, ya que éstas pueden descomponerse y generar bacterias perjudiciales para nuestras bonitas rosas.

imagen[1]-415618

Cada vez que cambiemos el agua del florero, es importante que volvamos a introducir en él el conservante del que hemos hablado en más de una ocasión a través de este blog. Se trata de un conservante en polvos, especial para plantas y flores delicadas como es el caso de las rosas azules, y permite prolongar su tiempo de vida. Además de suponer una buena fuente de azúcar para las rosas, también se encarga de reducir el pH del agua con el fin de combatir la posible aparición de las bacterias. Este conservante lo podemos conseguir en nuestro vivero habitual, aunque también te hemos enseñado en otro artículo, que puedes crearlo tú mismo en casa.

Por otro lado, también es importante que cuando las rosas azules las hemos cortado y las exhibimos en un florero, hay que procurar alejarlas de la luz directa del sol, y mantenerlas en un lugar fresco. Esta acción hace que las rosas azules no se marchiten y de este modo contribuimos a que su tiempo de vida dure más de lo habitual. El viento también es muy perjudicial para este tipo de flores, de modo que si cultivamos rosas azules en el jardín, debemos evitar colocarlas en una zona dónde el viento esté presente.

De este modo, es tan importante cambiar el agua con la frecuencia indicada como respectar las recomendaciones y técnicas para que las rosas azules se exhiban el tiempo más largo posible, manteniendo su frescura en su punto máximo.

Sergio

Deja tu comentario